El 14 de abril, celebramos el 83 aniversario de la proclamación de la 2ª república española. No es algo trivial la celebración de esta efeméride, ya que el cambio de régimen político supuso una revolución de la sociedad española en todos sus aspectos, propiciando las bases del modelo democrático que disfrutamos hoy día.

Se apagó una de esas antorchas brillantes que iluminan el mundo y lo sacan de su ingenuidad. Anoche se fue Mandela. En estos tiempos en que prima el saqueo, impune y generalizado, en que se pisotean los derechos de los hombres de manera salvaje, las constituciones se violan hasta la vergüenza, se aniquila y se hiere de manera “legal”, personas como Mandela no deberían faltarnos.