La grave crisis económica ha demostrado que la unión económica y monetaria era un gigante con los pies de barro. La inestabilidad financiera de un país se ha vuelto una amenaza para toda la unión monetaria y ha puesto en peligro el futuro del euro. Ese es un grave problema que se debe atajar en los próximos años.