El FMI ha vuelto a echar un jarro de agua fría sobre la pretendida euforia del PP con sus datos económicos parcialmente manipulados para ocultar la realidad. Tras la visita sobre el terreno de “los hombres de negro” a España, que para eso estamos intervenidos, el diagnóstico del Fondo Monetario es tétrico: prevé 5 años más hasta la salida de la crisis y un paro desbordado que estaría en más del 25% al menos hasta 2018.

El episodio más reciente de la crisis económica coloca a los llamados paraísos fiscales en el centro de la escena. Chipre es una pequeña economía y un gran dolor de cabeza, pero lo esencial es que ha revelado una vez más la importancia de estos espacios en la economía mundial: la globalización neoliberal no hubiera podido desarrollarse sin la ayuda de estos instrumentos de la acumulación financiera.

Los economistas del Fondo Monetario Internacional, Daniel Leigh y Olivier Blanchard, éste último, el economista jefe de de dicha institución, han presentado el informe titulado “Errores en las previsiones de crecimiento y multiplicadores fiscales”, en el que reconocen que el FMI se equivocó al prever las consecuencias de las políticas de recorte exigidas a los países con problemas económicos.

Estamos ante una situación histórica, en la que cada vez vemos a más chicos que deciden voluntariamente entrar en el ejército, empujados por sus propias frustraciones personales. Generalmente, quienes lo hacen no tienen otra alternativa que esa que les brinda un sistema que procura así enmendar sus propios errores. No dejan de ser productos de una sociedad que ha fracaso.