No hay dos sin tres. Después de la reforma del sistema financiero y la brutal reforma laboral llevada a cabo por el Gobierno de Mariano Rajoy, se anuncia ahora la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local. Una reforma que ha pasado desapercibida, ya que estaba incluida en un paquete de medidas de muchísimo calado, entre las que se encuentran el hachazo a los funcionarios y la subida del IVA, pero que no por eso deja de tener su importancia.

La situación que estamos viviendo en Europa en general y en España en particular es una bomba de relojería. No quiero pecar de pesimista, pero a las cosas hay que llamarlas por su nombre y la ciudadanía tiene el derecho a saber qué está ocurriendo y a qué nos atenemos. Ante las medidas tomadas desde Bruselas, y sin tener en cuenta aquellos factores externos de nuestro entorno que nos pueden afectar gravemente, hay que aclarar cuál es la situación de nuestro país y cuál es el futuro que nos espera a corto y medio plazo. Dos cuestiones que procuraré resumir brevemente.

Ricardo García Zaldívar, rofesor de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid, explica de manera clara en qué consiste el Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF), cuál es su alcance, a que operaciones afecta, quiénes se oponen y explica a su vez las consecuencias de una economía financiera desregulada.

El 30 de marzo de 1976, la sociedad palestina convocó una huelga general en protesta por el continuo robo de sus tierras por parte del sionismo israelí. El Ejército asesinó a siete jóvenes palestinos con ciudadanía israelí en las manifestaciones que acompañaron esa huelga. Desde entonces, el 30 de marzo ha quedado marcado como una jornada de reivindicación de los derechos legítimos del pueblo palestino.

En días pasados pude leer en un medio de comunicación una entrevista que le hacían al Alcalde de la Villa de Ingenio, Juan José Gil Méndez. Una entrevista que deja más sombras que luces y más dudas que confirmaciones. Dicha entrevista planeaba en torno a las prospecciones petrolíferas y el apoyo a las mismas del Alcalde del PP, cosa que no es de extrañar, el gas, su pacto con Agrupa Sureste y lo mucho que quiere a la gente de Ingenio, cosa que tampoco dudo.

Porque es toda una agresión a los trabajadores de todo tipo y un insulto a la inteligencia a cualquiera con un mínimo de sentido común, puesto que si el mismo Gobierno ha reconocido que dicha reforma no creará empleo y que durante 2012 se destruirán muchos puestos de trabajo, entonces ¿para que se hace? Pues para facilitar el despido baratito para los amigos de la CEOE.

Las políticas de austeridad son la excusa para recortar derechos que hasta ahora se habían considerado universales y que, como contrapartida obligaban a que igualmente fuese universal la contribución de todas las personas a su financiación a través de los impuestos. Los resultados macroeconómicos a corto plazo de las llamadas políticas “de austeridad” están claros para quienes quieran verlos: lejos de solucionar la situación económica y servir de salida para la crisis lo que han hecho es agudizarla y llevar a la economía europea a una nueva recesión.