Después de haber hecho un seguimiento al recuento electoral en EEUU en la madrugada del martes al miércoles, soy capaz de asegurar que acaba de terminar una de las campañas electorales más apasionantes de la historia reciente de los EEUU. Desde la campaña entre Al Gore y George Bush en el año 2000, es difícil recordar un contexto de tanta incertidumbre e interés en la recta final de la campaña. Para ganar, los candidatos necesitaban, al menos, 270 votos electorales, lo que supone una mayoría simple. Barack Obama ha logrado 303 frente a los 206 de Mitt Romney.

Para empezar, hay que recordar que en EEUU, el sistema de elección es indirecto. Es decir, cuando los estadounidenses acudan este martes a las urnas lo harán no para votar al que será su presidente los próximos cuatro años sino a la persona que votará en su nombre al inquilino de la Casa Blanca en virtud de un sistema ideado por los 'padres fundadores' del país y recogido por la Constitución.

A perro flaco todo se le vuelven pulgas. Los socialistas avanzamos imparables hacia la crisis definitiva, la que se nos vendrá encima tras las elecciones catalanas, en las que todo hace presagiar un nuevo desastre para el PSOE. Esta es la situación: el PSOE ya ha probado la hiel de una crisis electoral, primero en las municipales y autonómicas, después en las generales y hace dos semanas en Euskadi y Galicia.

Hasta el pasado 4 de enero de 2012, la participación política de Oscar Morales se había limitado a votar. Pero ese día, este colombiano de 33 años se convirtió, en un abrir y cerrar de ojos, en el promotor de una de las marchas mundiales más exitosas contra las Fuerzas Revolucionarias Armadas de Colombia (FARC). 

Hugo Chávez es sin duda el jefe de Estado más difamado en el mundo. Y tras lograr este domingo 07 de Octubre su reelección como Presidente, esas difamaciones se tornan cada vez más infames tanto en Caracas como en Francia y en otros países, atestiguan la desesperación de los adversarios de la revolución bolivariana ante la perspectiva de seguir desarrollando el socialismo del Siglo XXI en Latinoamérica.