La sociedad actual en el capitalismo desarrollado ha pasado de consumir bienes y servicios para satisfacer necesidades, a un consumismo insostenible que pretende satisfacer deseos de consumo. Algo que es imposible de lograr, ya que la razón de ser del deseo de consumo es el propio deseo, lo que nos introduce en una espiral de difícil salida si lo que pretendemos es satisfacerlo con más consumo.

Los economistas del Fondo Monetario Internacional, Daniel Leigh y Olivier Blanchard, éste último, el economista jefe de de dicha institución, han presentado el informe titulado “Errores en las previsiones de crecimiento y multiplicadores fiscales”, en el que reconocen que el FMI se equivocó al prever las consecuencias de las políticas de recorte exigidas a los países con problemas económicos.

No se trata de mirar atrás para reabrir viejas heridas, se trata de recuperar la memoria histórica de muchas vidas anónimas que se han quedado en el olvido, para así cerrar una etapa y poder mirar al futuro con dignidad, porque a los vivos les debemos respeto, pero a los muertos solo les debemos la verdad. Desde aquí, todo mi respeto para dos infatigables mujeres, Pino y Balbina Sosa, que solo buscan poder enterrar a sus seres queridos. 20/12/2012

La grave crisis que padecemos en España tiene muchas similitudes con las penurias que pasaron los norteamericanos en el crack de 1929. Al igual que en nuestros días, por aquel entonces el desplome de la economía provocó una caída sin precedentes del consumo, un descomunal paro, un incremento de la pobreza y sobretodo de una política de recortes que incentivó la caída en picado de la actividad productiva.

Estamos ante una situación histórica, en la que cada vez vemos a más chicos que deciden voluntariamente entrar en el ejército, empujados por sus propias frustraciones personales. Generalmente, quienes lo hacen no tienen otra alternativa que esa que les brinda un sistema que procura así enmendar sus propios errores. No dejan de ser productos de una sociedad que ha fracaso.