Con el auge potencias emergentes o re-emergentes como son el caso de China, Latinoamérica o Rusia, unido a EEUU que siempre ha estado ahí, se empieza a dibujar un nuevo mapa mundial en el que los países europeos, de manera independiente, caerán progresivamente en la irrelevancia en un mundo que empieza, de nuevo, a analizarse en clave geopolítica después del final de la Guerra Fría.

La grave crisis económica ha demostrado que la unión económica y monetaria era un gigante con los pies de barro. La inestabilidad financiera de un país se ha vuelto una amenaza para toda la unión monetaria y ha puesto en peligro el futuro del euro. Ese es un grave problema que se debe atajar en los próximos años.

La situación económica mundial lo ha arrasado todo, incluyendo el proyecto de una Europa unidad en paz y armonía. Los gobiernos están mucho más preocupados por solucionar los problemas nacionales que de plantearse el futuro de Europa, y en otros casos, ya se habla abiertamente de abandonar la Unión Europea.