La grave crisis económica ha demostrado que la unión económica y monetaria era un gigante con los pies de barro. La inestabilidad financiera de un país se ha vuelto una amenaza para toda la unión monetaria y ha puesto en peligro el futuro del euro. Ese es un grave problema que se debe atajar en los próximos años.

Hace justo un mes, un Comité de Expertos convocado por el Gobierno del PP intentó proponer una reforma fiscal para el año 2015, y así, su Presidente, Manuel Lagares,  que es Catedrático de Hacienda Pública presentó su documento a toda España. Un documento tan devastador para la ciudadanía, que hasta el PP ha tenido que dejarlo a un lado.

La idea de introducir un Impuesto sobre las Transacciones Financieras (ITF) para toda Europa no es nueva. El Impuesto sobre las Transacciones Financieras persigue dos objetivos: regular el mercado financiero y generar ingresos públicos mediante el reparto equitativo de las cargas, ya que el sector financiero está infra-gravado y ha causado la crisis financiera.

El FMI ha vuelto a echar un jarro de agua fría sobre la pretendida euforia del PP con sus datos económicos parcialmente manipulados para ocultar la realidad. Tras la visita sobre el terreno de “los hombres de negro” a España, que para eso estamos intervenidos, el diagnóstico del Fondo Monetario es tétrico: prevé 5 años más hasta la salida de la crisis y un paro desbordado que estaría en más del 25% al menos hasta 2018.

El episodio más reciente de la crisis económica coloca a los llamados paraísos fiscales en el centro de la escena. Chipre es una pequeña economía y un gran dolor de cabeza, pero lo esencial es que ha revelado una vez más la importancia de estos espacios en la economía mundial: la globalización neoliberal no hubiera podido desarrollarse sin la ayuda de estos instrumentos de la acumulación financiera.

Como no teníamos poco con la grave crisis económica y social que estamos viviendo, ahora nos desayunamos día sí y día también con el gravísimo escándalo que ha sacudido al PP y al Gobierno de Mariano Rajoy. El caso de la supuesta financiación ilegal y del pago de sobresueldos a altos cargos conservadores ha sido la puntilla para una sociedad que está abrumada por los acontecimientos.

La sociedad actual en el capitalismo desarrollado ha pasado de consumir bienes y servicios para satisfacer necesidades, a un consumismo insostenible que pretende satisfacer deseos de consumo. Algo que es imposible de lograr, ya que la razón de ser del deseo de consumo es el propio deseo, lo que nos introduce en una espiral de difícil salida si lo que pretendemos es satisfacerlo con más consumo.

Los economistas del Fondo Monetario Internacional, Daniel Leigh y Olivier Blanchard, éste último, el economista jefe de de dicha institución, han presentado el informe titulado “Errores en las previsiones de crecimiento y multiplicadores fiscales”, en el que reconocen que el FMI se equivocó al prever las consecuencias de las políticas de recorte exigidas a los países con problemas económicos.